Un total de 2.408.700 españoles sufrieron depresión en 2015, una enfermedad cuya prevalencia está aumentando en el mundo y que en el caso de España representa el 5,2 % de la población, según los últimos datos publicados por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Además el número de personas que vive con depresión ha aumentado un 18,4 % entre 2005 y 2015.

Cabe señalar que la depresión es la principal causa mundial de discapacidad y contribuye de forma muy importante a la carga mundial general de morbilidad, y en el peor de los casos puede llevar al suicidio. De acuerdo con la OMS cerca de 788.000 personas se quitan la vida debido a esta enfermedad.

¿Datos impactantes, verdad? Cuanto menos invitan a la reflexión. El objetivo con este post es mostraros que la depresión está más presente de lo que nos pensamos, que muchas personas que conocemos están sufriendo, han sufrido o sufrirán depresión. Por ello, es importantehablar abiertamente del tema, eliminar los estigmas en cuanto a la enfermedad y mostrar que más allá de la pérdida de esperanza de las personas que sufren depresión HAY SALIDA, existeSOLUCION para aquellos que quieran solicitar ayuda.

A menudo algunas personas utilizan la palabra “depresión” para referirse a situaciones o cosas que le generan tristeza o apatía, pero hay que saber qué es la depresión y cómo reconocer los síntomas.

 

Signos de la depresión

 

La señal más obvia y característica de la depresión es el estado de ánimo triste persistente la mayor parte del tiempo, casi la totalidad de los días. El individuo puede sentirse pesimista, solitario y apático.

La persona deprimida suele tener problema con el sueño, o bien por exceso sintiéndose más cansado de lo habitual y necesitando dormir más horas o bien por defecto, teniendo así dificultad para dormir o despertarse a media noche sin poder volver a conciliar el sueño.

Otro signo de la depresión es la pérdida de apetito y en consecuencia de peso, o todo lo contrario, una necesidad imperiosa de comer más de lo que se hace normalmente y engordar en consecuencia.

Habitualmente, las personas deprimidas se ven a sí mismas de forma muy negativa. Podrían creer que están desamparadas y solas en el mundo y, a menudo, se culpabilizan por pequeñas faltas y errores cotidianos. Son pesimistas sobre sí mismos, sobre el mundo y sobre el futuro.Pierden el interés en lo que está pasando a su alrededor y no disfrutan de las actividades que antes les parecían muy satisfactorias. A menudo, les resulta muy difícil tomar las decisiones que antes decidían fácilmente.

En este video podrás entender a la perfección qué es la depresión y cuáles son sus síntomas:

Si crees que estás sufriendo alguno de estos síntomas, no te calles, solicita ayuda y emprende tu camino hacia la mejora. No será un camino fácil, pero lo que sí es seguro, es que será un trayecto que merecerá la pena atravesar.

En este punto me gustaría destacar que lo más habitual es encontrar personas que acuden a la consulta del psicólogo después de mucho tiempo sufriendo, llegan con las fuerzas abatidas y con la esperanza perdida. Como siempre os digo, mi abuelo ya decía que “nunca es tarde si la dicha es buena”, pero si algo os puedo decir yo es que al mínimo síntoma, acudáis en busca de ayuda. Es fácil entender que no es lo mismo afrontar un problema que está empezando a instaurarse que aquel que lleva meses, por no decir años campando a sus anchas.

Muchas personas tienen la creencia de que deberían saber resolver sus problemas por su propia cuenta, como si lo supiéramos todo. La realidad es que cuando uno tiene un problema de electricidad en su casa y ha intentado solucionarlo con lo que sabe y no ha dado resultado, llama a un electricista. ¿Por qué cuesta tanto hacer lo mismo con ir al psicólogo? ¿Acaso nos enseñan cómo afrontar la vida? ¿Es que todos deberíamos saber cómo afrontar un problema de ansiedad?

La realidad es que no, nadie nos enseña, y todos ponemos nuestro mejor empeño en tratar de solucionar el problema, pero a veces eso no es suficiente, a veces necesitamos que alguien nos muestre el camino.

 

No aguantes hasta que no puedas más, pide ayuda antes.

 

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscribete en nuestra Newsletter